Habitat

Habitat: formas de vivir en Bogotá 

Presentación

Las ciudades cubren apenas el 3 por ciento del área del planeta y sin embargo, desde 2008, más de la mitad de los habitantes de la tierra viven en ellas. La consecuencia más inmediata es una creciente presión demográfica sobre las ciudades, especialmente en aquellas del tercer mundo. El efecto es una sobrecarga de habitantes que comparten y compiten por un recurso desigual: el espacio. La distribución del espacio es la expresión material de otras desigualdades como en el ingreso, la locomoción y la movilidad, el ocio, la educación, el trabajo y las relaciones familiares. La competencia por el espacio produce un fenómeno casi exclusivamente urbano, como es la marginalidad. Toda ciudad, por pequeña que sea, decía Platón hace 25 siglos, está dividida entre ricos y pobres.  Eso sigue siendo cierto y lo sabemos pues somos testigos cotidianos de ambas realidades. De lo que no somos testigos de manera tan obvia es de cómo se pasa de una ciudad a otra y qué hay entre las dos. La frontera, en este caso, es difusa. ¿Cómo mostrarla y narrarla?

 

Habitat: formas de vivir en Bogotá explora estas fronteras difusas que hacen parte de la definición de la ciudad. El proyecto busca mostrar no sólo las diferencias que separan las formas de vivir en la ciudad de los incluidos/excluidos o ricos/pobres, sino también la paulatina transición que media (y conecta) ambos extremos. Estas transiciones suelen ser graduales en el tiempo, y en ocasiones toma décadas indentificarlas (gentrificación vs. decadencia). No hay un línea clara que separe ambos ámbitos: la transición es un proceso intrincado de degradación mutua o fusión. El resultado siempre es un cambio en la apropiación y, sobre todo, en el uso del espacio, no sólo el público, sino también el habitable, el hogar.

 

Habitat: formas de vivir en Bogotá  es un proyecto de largo aliento para levantar un registro enciclopédico de cómo habita la gente en la ciudad. Esta exploración busca no solo retratar sus espacios, sino identificar usos, y establecer relaciones entre el lugar que se habita y algunas características que definen a sus habitantes (clase, estrato, idiosincrasia, ideales, expectativas).

 

La intención es también hacer un retrato de la desigualdad económica y social en la capital del segundo país más desigual de América Latina, evitando los extremos y, mejor, narrando la lenta e invisible franja que tiene que ensancharse cada día para producir esa desigualdad.

http://cerosetenta.uniandes.edu.co/@lorenzomorales